Etiquetas

Josef Meinrad Ackermann, nació el 7 de febrero de 1948, en el Cantón de Sankt Gallen, Suiza. Es un banquero ex ejecutivo de Deutsche Bank.

Ackermann, estudió economía y ciencias sociales en la Universidad de ST. Gallen. después permaneció en la Universidad como asistente de investigación, en el Departamento de Economía y recibió un doctorado por ello.

Comenzó su carrera profesional en el 77, en Credit Suisse (antiguamente SKA), donde ocupó diversos cargos en la banca de empresas, cambio, mercados monetarios y tesoro, banco de inversión y servicios multinacionales. Trabajó en Londres y Nueva York, así como en varias sedes en Suiza. En 1990, fue nombrado consejero y entre el 93 y el 96, actuó como Presidente del Consejo Ejecutivo, hasta que se unió a Deursche Bank como miembro del Consejo de Administración, siendo responsable de la división del banco de inversión. El 22 de mayo de 2002, fue nombrado portavoz del Consejo de Administración. El 1 de febrero del 2006, fue nombrado Presidente del Consejo de Administración pasando a firmar en 2009 como Presidente Ejecutivo de la empresa. Nunca antes DB había tenido un presidente extranjero.

A la vez que desempañaba lo anterior, desempeñó otros cargos como:
Vicepresidente Segundo de Siemens AG, de la que anunció su dimisión en septiembre de 2013.
Director no Ejecutivo de Shell.
Profesor visitante de economía en la London School of Economics.
Profesor visitante en la Universidad Johan Wolfgang Goethe.
Presidente de la Junta de Síndicos de la Fundación St. Gallen de Estudios Internacionales.
Presidente de la Junta de Patronos del Instituto de Asuntos Corporativos Culturales en Frankfurt.
Presidente del Consejo de Administración del Instituto de Finanzas Internacionales.
Presidente del Consejo de Administración del Foro Económico Mundial.
Director no ejecutivo de Vodafone del 2000 al 2002.

Días después de su jubilación y en la víspera de dar una conferencia telefónica ante los ministros de financias y gobernadores de bancos centrales del G-7, en un discurso ante el Consejo Atlántico* dijo: “Alemania en última instancia adoptará las medidas necesarias para mantener la zona euro intacta”, continuó, según un informe. El país “se está moviendo con cautela, ya que simplemente teme que los países de la periferia europea dejen de tomar las medidas de reforma si ven que Berlín va a garantizar todo”

Ackermann, fue nombrado banquero europeo del año en 2010.

En marzo de 2012 accedió al cargo de Presidente de la aseguradora suiza Zurich, a finales de agoto de 2013 se vio obligado a dimitir, tras el suicidio del director financiero de la aseguradora, Pierre Wauthier, ya que se abrió una investigación al denunciarse que Ackermann podía haber inducido al suicidio de Wauthier, al aplicarle un “presión indebida.”

A los dos años de llegar a Deutsche Bank, el Bilderberg se propuso imitar los peligrosos modos invención de Goldman Sachs. Compró Bankers Trust en el 98 comenzando a jugar en Wall Street. Usó la ingeniería financiera (derivados, creación de beneficios fantasma, ocultación de deudas) para favorecer las trampas de clientes dolosos como Enron (energía) o World.Com (telecomunicaciones), que quebraron estrepitosamente en 2001 y 2002.

Siendo ya presidente de DB, de 2006 a 2012, fue uno de los grandes protagonistas de Wall Street que provocaron la crisis, se dedicó a fabricar y vender hipotecas subprime, derivados insolventes y otros productos tóxicos. Según documentó Michael Lewis en The big short, Penguin, unos estúpidos inversores alemanes de Dusseldorf, mordieron el anzuelo. Y ¿Quiénes eran esos estúpidos? Pues ni más ni menos que la banca pública IKB, que tuvo que ser nacionalizada en 2007, con un coste para el contribuyente de diez mil millones de euros, gracias a ello Ackerman se salvó de responder de sus actos y se llevó un buen pellizco. DB ni siquiera informó al organismo de supervisión de tal tropelía, hasta que no se deshizo de sus propios productos. Y esta no fue la única ocasión en la que se vio beneficiado por un rescate, lo hizo también con el de Hypo Real Estate.

Josef Ackermann uso su presidencia en el IIP y del Foro de Davos, para empujar a Europa a “privatizar sus cajas de ahorros y bancos públicos, siguiendo así el modelo anglosajón, como narra Andy Robinson en su “un reportero en la montaña mágica.”

Se embolsó 43 millones de euros y contribuyó a que el sueldo de un consejero delegado alemán, multiplicase por 147 veces el de un trabajador, consiguió que Mannesman, de la que era consejero, fuera procesada por dar bonus excesivos no previstos en los contratos. Cuándo dejó la presidencia DB, lo hizo con múltiples condenas y procesos abiertos en EEUU, Alemania, Italia… Por estafa, lavado de dinero, manipulación del Libor*, evasión fiscal y falsificación de balances entre otras cosas. Según la página oficial de Bilderberg sigue siendo consejero delegado de DB.

Veamos una pequeña muestra de la repercusión en los medios de Josef Ackermann.

El domingo 16 de febrero de 2003, en el ejemplar sobre economía de La Vanguardia, se publica un artículo de Josef Ackermann, sobre la crisis alemana, donde analiza el rechazo de los alemanes a las reformas y afirma temer que las reformas prometidas por Schröder no alteraran las estructuras ya existentes. El artículo completo aquí.

Dos días después la Audiencia de Munich condenaba a Rolf Breuer, predecesor de Ackermann en la presidencia de Deutsche Bank, a indemnizar a Leo Kirch, por unas declaraciones en las que puso en duda la solvencia de su grupo empresarial. Pero no era la primera mala noticia de la semana para DB, el día anterior la fiscalía de Düsseldorf acusaba a Josef Ackermann de permitir el pago de primas ilegales durante la fusión de Vodafone y Mannesmann. La Vanguardia informaba al día siguiente de la condena a Breuer. Cómo vemos en uno de los breves del siguiente enlace a una página del mismo diario en julio de 2014, la fiscalía, pedía dos años de prisión sin cumplimiento de pena para Ackermann. Lee aquí.

El 25 de febrero de 2003, Ackermann, pidió al estado alemán que se creara una agencia que protegiera a los bancos de los créditos impagados. La Vanguardia se hacía eco de la explicación dada por el diario alemán “Frankfurter Allgemeine.”

El primer trimestre de 2004, Deutsche Bank ganó 941 millones de euros, era su mejor trimestre desde 2001, un año antes había perdido 219 millones. La noticia aquí. En abril de este año, Ackermann era temporalmente absuelto del caso Mannesman que se reabriría al año siguiente. Lo publicaba ABC.

A finales de 2005, el caso Mannesman seguía coleando, al decidir el Tribunal Supremo Alemán reabrir el caso y volver a juzgar a Ackermann por el pago de primas millonarias. Informaba La Vanguardia el 22 de diciembre.

En 2006, se sigue hablando del caso Mannesman y se llega a decir que la verdadera estrella del caso es Josef Ackermann. Leer aquí.

En septiembre de 2007, en un artículo sobre la situación de los bancos alemanes que se veían expuestos por las hipotecas subprime, se habla de una publicación hecha por Ackermann en Handelsblatt en la que ataca a los bancos afectados, llama la atención sobre todo ahora que ya sabemos como se desarrollaron las cosas después, que precisamente el Bilderberg y su banco, fueron los que vendieron esos productos a algunas de las entidades citadas en su artículo y se deshicieron de sus productos tóxicos y Ackermann quedó muy beneficiado, desde luego todo un ejercicio de cinismo por parte del señor Ackermann. Unos 10 días después Ackermann reconocía compungido los excesos en los que él mismo había incurrido.

El dos y el tres de junio de 2008, más de cincuenta banqueros se reunían en Barcelona, el encuentro era organizado por la International Monetary Conference. Entre sus sus más distinguidos conferenciantes se encontraban los presidentes de la Reserva Federal, el del Banco Central Europeo, el gobernador del Banco de España y el del Banco de Japón. Y ¿quién era el director de tan preciado debate? Efectivamente no era otro que Josef Ackermann.

A primeros de 2009 Merkel se disponía a aumentar la intervención estatal por medio de un nuevo plan de rescate bancario. En un momento en el que se conocía que durante el año anterior DB registró cuatro mil ochocientos millones de euros, las mayores pérdidas en los hasta entonces 140 años de historia de Deutsche Bank, no obstante a pesar de haber afirmado en numerosas ocasiones que DB no necesitaba de ayuda estatal, se le acusaba de haber recibido la ayuda por la puerta trasera, a través de la compra de Postbank, heredero del antiguo monopolio estatal y que en aquel momento daba trabajo a medio millón de personas. Leer aquí.

A finales de enero de 2010, en La Vanguardia se recogían algunas impresiones del Foro de Davos de ese año. Se recoge que a puerta cerrada se reunieron los representantes de la banca privada con los altos representantes estatales europeos y estadounidenses, Ackermann y Bob Diamond, se opusieron a imponer más regularizaciones y defendieron una nueva tasa sobre los ingresos bancarios para crear un fondo de garantías en caso de crisis. Al parecer esto era porque el dinero no saliera del contribuyente, pero claro está que si el contribuyente no lo nota en sus impuestos lo notará en su cuenta bancaria ¿no?, el caso es que siempre pagan los mismos. Leer aquí. En mayo de ese año, Ackermann afirmaba públicamente que no creía que el rescate de 110 millones de euros concedido a Grecia, seguramente no les bastara para afrontar sus deudas.De ello se hacía eco ABC.

En enero de 2011 el Rey de España, agradecía a Ackermann su interés por España. Los vemos juntos en una foto en el enfoque de ABC. Un mes después, el Bilderberg, hacía unas polémicas declaraciones al afirmar, que aumentar el número de mujeres en la dirección del banco lo convertiría en “una empresa más bonita y colorida.” Lo encontrarás arriba a la derecha.

En noviembre 2011, veíamos como el caso Kirch, no estaba ni mucho menos cerrado, Leo Kirch no vería el final del proceso pues murió en julio de ese año, no sin antes acusar a Deutsche Bank de formar parte de la quiebra inducida de su grupo empresarial, la prensa informaba de que Ackermann y Breuer, estaban siendo investigados por falso testimonio. Acceder aquí para ver el estado de la investigación en ese momento. Un mes antes, la opinión pública alemana se enfrentaba al dilema de si podía seguir calificando al Deutsche Bank como banco alemán o no. Se planteaba que el poder fáctico germano tenía un jefe suizo, el dinero lo ganaba desde Londres y sus accionistas son extranjeros, hoy en día lo único que ha cambiado es que su jefe es indio.

En 2012, con motivo de la salida de la presidencia de Deutsche Bank de Ackermann, el corresponsal de La Vanguardia en Berlín, Rafael Poch, realiza un interesante artículo sobre la situación del banco y el recorrido de su presidente saliente. Afirma que la Canciller Merkel, organizó la fiesta de cumpleaños de Ackermann en su propio despacho, recuerda que la investigación del Senado de EE.UU, sobre la crisis finaciera identificó al DB, como el cuarto banco responsable del “lío hipotecario” y cuenta que algunas decisiones del Ministerio de Finanzas alemán, fueron literalmente calcadas de documentos del DB. Según Poch, Ackermann es el padre de los tópicos usados por políticos y periodistas de toda Europa como, “haber vivido por encima de sus posibilidades” o “hacer los deberes”, ambos casos utilizados para endosar el problema y por lo tanto la cuenta a los ciudadanos. El artículo completo aquí.

Como decíamos antes Ackermann tuvo que dejar la presidencia de Zurich en 2013, por el suicidio de su director financiero, el cual culpaba en su nota de suicidio al Bilderberg.   La noticia completa aquí.

Consejo Atlántico*: No confundir el Consejo del Atlántico Norte, este es un club norteamericano privado al que también pertenecen personajes como Bill Clinton y Jose Mª Aznar.

Libor*: London InterBanck Offered Rate, es una tasa de referencia diaria basada en las tasas de interés a la cual los bancos ofrecen fondos no asegurados a otros bancos en el mercado monetario mayorista o mercado interbancario.

Anuncios